Por favor quítate ese miedo a preguntar, a hablar, a comunicarte. La ASERTIVIDAD SEXUAL es algo fundamental.

Muchas personas se quedan paralizadas o con gran malestar cuando en su cabeza se montan una película extraña de cómo la otra persona está viviendo el encuentro sexual. Puede que la persona o personas que tengas delante no estén relajadas del todo y no exprese como en las PELÍCULAS su placer, o puede que si pero “a ti no te cuadre” porque anda que la cabecita no nos da vueltas…

Cuando el pensamiento “no sé si le está gustando” cruza por nuestra mente, se pueden dar varios escenarios (seguro que hay muchos más, de hecho infinitos):

Quedarnos con la duda y seguir en nuestro encuentro sexual surfeándolo como podamos. Que ese pensamiento se apodere de nuestra persona y se nos quiten todas las ganas. Preguntar a la persona si le está gustando, sus preferencias y gustos.

Este último se nos hace un poco raro, porque en nuestras cabecitas sigue la idea de que TENEMOS que tener un conocimiento y unas herramientas universales capaces de satisfacer a cualquier persona… y si no algo (nos) falla. Cada persona es un mundo, y como recomendación de martes te digo ¡que PREGUNTES! Ya que no sabría decirte dónde conseguir en carnet de persona adivina.

Es fácil (cuando te lanzas), directo y sobretodo eficaz porque la comunicación puede elevar exponencialmente el placer. La erótica está en todos los rincones, atrévete a jugar con ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *