Nuestra persona, nuestra cabeza y nuestros genitales.

La forma de los genitales provoca en más ocasiones de las que pensamos mucho malestar. La imagen que se ha extendido  por medios como la pornografía o la educación sexual tan justita que tenemos… es de unos genitales de una determinada forma,

Los genitales son otra parte más de nuestro cuerpo y al igual que cada persona tiene unos labios, nariz, manos, ojos diferentes…. también tiene unos genitales diferentes.

En el caso de las vulvas, un monte de venus más o menos pronunciado, labios mayores mas grandes, labios menores de igual forma, diferentes, que sobresalgan, que no lo hagan… y las combinaciones ya pueden ser infinitas.

En el caso del pene, mayor curvatura o menor, forma del tronco del pene regular, más pronunciada por la base… y también las combinaciones pueden ser infinitas.

Si pudiéramos ver y ser conscientes de la gran diversidad de formas o tamaños que hay… esa mala relación con nuestros genitales por pensar que no encajan… se diluiría.

Es necesario trabajo con nuestro cuerpo (que es nuestro templo), a veces aceptarse no es fácil pero es un requisito para quererse y ese debería ser un objetivo a tener muy presente en nuestras metas vitales… y suele estar bastante olvidadito.

Siempre se puede empezar a trabajar ¿por qué esperar?

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *