La respuestas sexual humana: LA EXCITACIÓN

La excitación es la segunda fase del ciclo de la respuesta sexual según Helen Singer Kaplan, siendo la primera que consideraron Master y Johnson. Muchos estímulos pueden causarnos excitación y cada persona es única en eso… pero por lo general los cambios fisiológicos que se producen en nuestros cuerpos son parecidos.

Esta fase tiene una duración muy variable, desde unos minutos hasta horas… La tensión muscular y el ritmo cardiaco aumentan, se producen la erección y la lubricación. Estas dos respuestas aparecen por el mismo principio, la vasocongestión (los vasos sanguíneos se llenan con sangre), la base fisiológica de la respuesta masculina y femenina es la misma aunque el resultado parezca muy diferente. 

En la mujer la respuesta más notable es la humificación de la vagina con fluido lubricante. Como respuesta primaria tendríamos la congestión de los tejidos que se encuentran al rededor de la vagina, lo que significa que una gran cantidad de sangre se acumula en esta zona. La respuesta secundaria consistiría en la contracción de diferentes fibras musculares, traducido por ejemplo en la erección de los pezones (que también se produce en los hombres). Se produce una erección en el clítoris (órgano situado en la unión de los labios menores), siendo la parte más sensible del cuerpo del sexo femenino, ¡con más de 8000 terminaciones nerviosas!. La vagina se divide en un tercio externo y dos internos o superiores, al final de esta fase, los dos tercios internos se expanden, produciéndose una retracción también de las paredes que rodean al cérvix (final del canal vaginal).

En el hombre se produce la erección del pene debido a que se hincha con sangre pero ¿cómo?. El pene está formado por el glande, la base y el escroto. Dentro de la base, se encuentran dos cuerpos cavernosos y uno esponjoso que rodea a la uretra. Estos cuerpos se vuelven tumescentes (llenándose de sangre) y los músculos de toda la base se tensan, permitiendo que el pene se endurezca debido al gran aflujo de sangre. Este flujo que “no se escapa” debido a la contracción microscópica de los esfínteres. Los testículos son elevados hacia el abdomen por la contracción de los cordones espermáticos y el tejido del escroto se engruesa porque los músculos lisos se contraen.

El cuerpo humano y la respuesta sexual es una auténtica maravilla, un camino de mente y cuerpo, de cuerpo y mente entremezclados e interdependientes. Un simple segundo modifica, marca, intensifica, acalla…

RE-CONOCERSE para poder quererse y disfrutar del cuerpo es una habilidad que se practica (como la mayoría) y que no nos enseñan en el cole… así que tocará ponerse manos a la obra.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *